• Equipo Equidad Financiera

Lo quiero pero no lo tengo

¿No les ha pasado que al inicio de año hacen una lista interminable de objetivos y metas que se juran y prometen que este año si cumplirán? Entre estas metas la mayoría de las veces se encuentra desde el bajar unos kilos de más, finalmente inscribirnos en el gimnasio, cambiarnos de trabajo, este año no terminar debiéndole hasta nuestra alma al banco, cambiarnos de casa, y no permitir que nos rompan el corazón más de dos veces en los próximos 12 meses y cualquier idea que pase por nuestras mentes a las 12 de la noche del primero de enero.


Si bien Equidad Financiera es un blog que está enfocado a las finanzas personales, lo que he aprendido es que aún cuando tengamos todas las herramientas financieras y nos digan paso a paso qué hacer para lograr ahorrar dinero o disminuir nuestro nivel de endeudamiento, esto no sucederá hasta que no estemos convencidos de que lo merecemos y que somos lo suficientemente buenos como para lograrlo.

En pocas palabras lo que se interpone entre nuestros sueños y el materializarlo son los paradigmas que tenemos o en palabras más fáciles obstáculos que nosotros mismos creamos en nuestra mente para limitar nuestro potencial. Podríamos decir que existen tres tipos de ideas auto limitantes:


a) La idea que tenemos sobre nosotros mismos de lo que deberíamos ser.Por ejemplo a los 25 años ya no deberíamos de vivir en casa de nuestros papas, a los 30 deberíamos de tener un departamento propio, debemos tener un negocio saliendo de la Universidad, deberíamos de pesar 10 kg menos de nuestro peso ideal, deberíamos de ser la persona más atractiva o con más followers de las redes sociales, y podría nombrar un sinfín de cosas que deberíamos ser a cierta edad por que la sociedad y nuestra propia mente erróneamente así lo ha planteado. Nosotros mismos hemos creado la falsa idea de que la felicidad se encontrará en que tengamos algo o seamos algo como lo ha hecho el resto de la sociedad con el paso del tiempo sin jamás detenernos a cuestionarlo.


b) El poder o influencia que tienen otros sobre nosotros y nuestras decisiones. ¿Cuántas veces no hemos tomado decisiones basándonos en los comentarios de personas cercanas a nosotros que no son expertas en el tema y ni siquiera podríamos decir que han tenido éxito en el tema en cuestión? En pocas palabras estamos cediendo nuestro poder al permitir que la experiencia y el miedo de otros influya en nuestras decisiones.


c) El diálogo interno negativo. Si buen podría ser el obstáculo más difícil se identificar se trata de todas aquellas justificaciones que nos ponemos a nosotros mismos para sabotearnos o no hacer cosas por que en el fondo creemos que no seremos exitosos o que no lograremos lo que más deseamos en esta vida. Tiene mucho que ver con algo que nos sucedió en el pasado o algo que esperamos que nos pueda suceder en el futuro.


¿Cuál es el remedio?


Tener confianza en uno mismo. El saber que un día seremos mucho mejores de lo que somos el día de hoy. Amarnos mucho, sentir el amor por la vida, el amor que el Universo o el ser superior en el que creemos tiene por nosotros. Confiar en el aprecio de nuestros familiares o amigos. Aceptarnos como somos y ver la belleza de nosotros mismos. Trabajar en nuestros miedos y limitantes. No hay nada que te empodere más que hacer aquello a lo que le temes, abrirte a la vida y enfrentar lo que venga.


#confianza #logros #metas #finanzaspersonales #equidadfinanciera


48 vistas