• Equipo Equidad Financiera

¿Las mujeres somos mejores o peores inversionistas que los hombres?

Desde tiempos remotos ha existido la falsa opinión de que las mujeres son pésimas inversionista. Una creencia tan arraigada que ha ocasionado que las propias mujeres (aun teniendo altos ingresos) deleguen en el hombre la tarea de hacer crecer su capital. Pero… ¿Hay algo de cierto en dicha creencia?


Invertir implica saber cómo hacerlo


Desde pequeñas la mayoría de las mujeres somos preparadas para asumir un papel pasivo en materia financiera. La tendencia ha sido delimitar nuestro rol al papel de esposas y madres, y en la mejor de los casos a la posibilidad de asumir una carrera. El amor romántico nos ha llevado a creer que hay que hacer ciertos sacrificios que no son vistos como ésto sino una mera entrega de nuestras vidas hacia los otros como consecuencia del amor. Esto en específico se refiere a tener que cuidar de los hijos y la casa sin que sea remunerado como consecuencia de nuestro gran corazón. Por lo tanto, es común que la educación financiera inculcada a las mujeres sea poca o nula, influenciando negativamente nuestros rendimientos financiero.


La carencia de conocimiento ha hecho que muchas mujeres tomemos decisiones financieras equivocadas o que, ante la confusión, decidamos no hacerlo. Entonces la creencia de que las mujeres somos malas inversionistas no tiene fundamento. Solo se basa en la débil referencia de quienes se atrevieron a arriesgar sin saber cómo hacerlo del todo.


¿Qué hace que las mujeres sean mejores inversores que los hombres?


Para suerte de todas nosotras, la tendencia entre las mujeres de “mejor no invertir” ha pasado a la revolución de “yo sí puedo”. Las mujeres ya no esperamos a que nos enseñen de finanzas, sino que, en su lugar, tomamos cursos o nos preparamos de forma autodidacta a través de libros o tutoriales online. Esta actitud ha influenciado positivamente en nuestro desempeño financiero, llegando incluso a superar los resultados de los hombres.


Son varios los estudios de investigación (entre ellos Fidelity Investments) que han demostrado las excelentes cualidades de las mujeres como inversionistas con respecto a los hombres.


Somos buenas economizando


Una de las características que hacen que las mujeres tengamos ventaja como inversionista es la cualidad que tenemos para aprender a vivir por debajo de nuestras posibilidades. Y es que a pesar de que las mujeres ganamos menos que los hombres, conseguimos ahorrar entre un 7% y un 16% más que los chicos.


Investigamos más y no dudamos en pedir ayuda


Mientras que alrededor del 44% de las mujeres no comete errores financieros, para los hombres la cifra baja hasta el 33%. ¿La razón?, muy simple… En materia de inversión las mujeres estamos más dispuesta a investigar, preguntar e incluso a pedir asesoramiento si fuera necesario. Sin dejar de mencionar que como somos más aversas al riesgo conformamos nuestro portafolio de inversión de forma equilibrada para protegernos más de períodos de alta volatilidad.


Analizamos en detalle cada decisión


Las mujeres nos fijamos en TODO y por eso analizamos en detalle cada decisión de inversión que decidimos tomar. Nuestras elecciones no suelen ser precipitadas, sino que son la consecuencia de un estudio previo. Adicionalmente, hacemos uso de nuestro sexto sentido y cuando algo no nos late, generalmente estamos en lo correcto. Aunque es cierto que demoramos más que los hombres en concretar las operaciones, al hacerlo generalmente obtenemos resultados positivos porque hemos fundamentado debidamente todas nuestras decisiones.


Preferimos inversiones que podamos mantener en el tiempo


A diferencia de los hombres, las mujeres somos más partidarias de mantener inversiones a largo plazo. De esta manera, cuando son capaces de elegir la inversión adecuada solemos generar ingresos estables en el tiempo. Por otra parte, al operar con menor frecuencia tenemos menor probabilidad de sufrir pérdidas por comprar o vender en el momento equivocado y nos ahorramos las comisiones por las transacciones.


No hay duda de que las mujeres poseemos las cualidades necesarias para ser excelentes inversionistas. Sin embargo, nuestro problema más grande sigue siendo poder tener acceso a un mercado que sigue siendo catalogado como masculino, y dentro del cual las féminas somos vistas como objetos anacrónicos. Afortunadamente, si estás leyendo esto es muy posible que tú estés cambiando la historia. Te invito a conocer más del mundo financiero, para que logres generar la vida que te mereces.







68 vistas