• Equipo Equidad Financiera

La igualdad de género aún no es aceptada por algunos hombres



A pesar de que la igualdad de género sigue ganando terreno todavía hay “mucha tela por cortar”. En vísperas de las elecciones de noviembre, resulta que en una encuesta del Pew Research Center realizada desde el 18 de marzo al 1 de abril de 2020, en Estados Unidos, nuevamente puso de manifiesto la inconformidad de muchos hombres frente al empoderamiento femenino.


En la investigación social se tomó en cuenta la opinión de un poco más de 3,000 hombres y mujeres, a fin de entender su posición ante el tema. Fue así que se pudo constatar que la apreciación entorno a la igualdad de género varía según los preceptos de cada partido. Un 38% de los Republicanos de género masculino consideraban que la igualdad de derecho de las mujeres ha sido a costa de los hombres, mientras que solo el 19% de los hombres Demócratas defendían la misma opinión. Este sentimiento también fue compartido entre el 25% de las mujeres Republicanas y el 12% de las Demócratas.


A pesar de todo, la buena noticia es que de forma general el 57% de los hombres sienten que Estados Unidos no ha trabajado lo suficiente para lograr que las mujeres gocen de los mismos derechos. Al hablar de las principales muestras de desigualdad un 64% de los hombres habló de los escasez de mujeres en importantes puestos (gobierno, dirección, etc.), un 66% mencionó la diferencia de las expectativas sociales entre los sexos. Mientras que otros (67%) mencionaron la falta de algunos derechos legales de la mujer en comparación con el sexo masculino, y una gran parte (77%) mencionó el acoso sexual que el sexo femenino en ocasiones sufre.


En términos generales, los hombres se ven mucho más favorecidos en tema de liderazgo y remuneración, y en Estados Unidos en particular, las mujeres ganan 82 centavos por cada dólar que ganan los hombres. Por lo que si se analizara la pérdida monetaria en una carrera laboral de 40 años con esta desventaja, ésta ascendería a USD 407,760. Incluso la cifra pudiera ser muy superior si éstas fueran nativas americanas, latinas o de raza negra, llegando a tocar el millón de dólares o más en pérdidas.


En un informe publicado en 2019 de Lean In y McKinsey & Company, se puso de manifiesto cómo por cada 100 candidatos masculinos y contratados como gerentes, solo 72 candidatas mujeres consiguen ser promovidas y contratadas para una plaza parecida. La cofundadora y CEO de Lean In, Rachel Thomas, afirma que mientras los hombres son contratados según su potencial o lo que se espera de ellos, las mujeres son contratadas de acuerdo a lo que han logrado hacer. Es por eso que Thomas enfatiza en que si no se actúa enérgicamente contra el sesgo y la brecha que existe actualmente será difícil conseguir que sean más las mujeres que ocupen puestos importantes.


No es ningún misterio que a estas alturas todavía exista un gran grupo de hombres en contra de la equidad de género. Lo sienten así porque piensan que la igualdad va en contra de ellos, como si defender la igualdad entre hombres y mujeres fuera afectarles o a quitarle privilegios. De ahí la necesidad de demostrarle que la igualdad no se trata de un juego en el que gana uno u otro género, sino que se trata compartir responsabilidades y exigir que la mujer goce de los mismos derechos, y eso en ningún momento repercutirá negativamente en los hombres.


La igualdad de género se traduce en seguridad, ascenso e independencia financiera para la mujer, desarrollo de las naciones, incremento del nivel cultural y desarrollo social a nivel general, por tanto, sería un juego en el que ganamos todos sin distinción.


Materializar la igualdad de género no es una opción, es una necesidad por toda la repercusión positiva que trae consigo, sobre todo tras los efectos adversos que ha generado la pandemia. Sin embargo, para que la mujer logre empoderarse es preciso también la participación de los hombres, puesto que son ellos los que están actualmente en la mayoría de los puestos de poder y son los únicos que nos pueden ayudar a subir a ese último escalón.

4 vistas