• Equipo Equidad Financiera

Independencia Financiera

¿Has pensado cómo sería si lograras una fuente de ingresos propia que te permita vivir sin sufrir problemas económicos el resto de tus días?


Pues bien, de ser así, no has hecho otra cosa que pensar en la independencia financiera o libertad financiera. En pocas palabras, se trata de la oportunidad de emprender por ti mismo, prescindir de ataduras laborales a cambio de ser la única capaz de determinar tu vida económica. Es decir, al alcanzar la independencia financiera podrás disponer de tu tiempo a tu antojo, lograr vivir como quieres y no como puedes.


El término

hace alusión a la capacidad que tienen los individuos de satisfacer todas sus necesidades sin tener que trabajar. Ese estatus en donde te conviertes en tu propio jefe y puedes decidir cuándo y cuánto trabajar.

¿Es realmente posible alcanzar la libertad financiera?

La libertad financiera es una opción que está a disposición de todos. Sin embargo, conquistar la independencia financiera requiere seguir una estrategia determinada y cumplir con ciertos “mandamientos”. La independencia económica sí es posible, pero como todo lo bueno de este mundo requiere disciplina y sacrificio.


Piensa hipotéticamente ¿Qué preferirías?, ¿Que te entreguen $1,500 pesos ahora mismo o que en su lugar te regalen un arbolito mágico que cada mes florezca $50 pesos?


Exacto, aunque sea pura ficción sería más atractivo llevarte a casa ese arbolito ¿Verdad?


Pues bien, la independencia financiera trata de eso, de que seamos capaces de conseguir 1,2,3… arbolitos (activos) que llenen nuestros bolsillos. Pero también tener la responsabilidad de cuidar que no se sequen, y ser lo suficiente cuidadosos de no gastar más dinero del que todos nuestros arbolitos juntos puedan dar. Por tanto, la independencia financiera exige responsabilidad y autodisciplina.


Alcanzando la independencia financiera


Aunque un solo post no es suficiente para plasmar todos los requerimientos necesarios para llegar a conquistar tu libertad financiera, bien podríamos hablar a nivel general de los más importantes.


a) Antes que nada, es importante que trabajes en crear las bases económicas que necesitas para despegar en tu emprendimiento. Para arrancar es necesario tener un respaldo económico que te permita adquirir los activos que más tarde te generarán ingresos, y mientras más temprano comiences a crear los fondos, mejor será.


b) Lo ideal es que tus bases económicas sean sólidas (sin deudas), por lo que será necesario que limites un poco tus gastos y tengas plena conciencia de lo importante que será que seas consecuente con la disciplina del ahorro.


c) Conquistar la libertad financiera sin duda alguna exige de conocimiento. Tendrás que estar bien informado del mundo financiero y, por tanto, tendrás que cultivarte. Si no deseas invertir dinero en tu superación, entonces podrías invertir parte de tu tiempo. Internet es una fuente inagotable de información a la que podría sacar valioso partido. Aprovecha cada minuto para aprender algo nuevo y útil que te ayude en la transición.


d) A nivel emocional no olvides que una mente positiva y enfocada es un potente motor. No dudes intentar todas las estrategias, y cuando no quede otra, entonces crea nuevas. Un cerebro optimista y centrado en generar riquezas no hará otra cosa que atraer abundancia a tu vida. Eso sí, la perseverancia será un ingrediente primordial de la receta.


Algo que tienes que tomar en cuenta es buscar vender tus talentos sin tener que invertir mucho en hacerlo. Las empresas que se basan en el talento de una o dos personas para ofrecer un servicio o producto a partir de los hobbies o conocimientos de los fundadores, suelen ser muy rentables hoy en día.


No tienes que hacerlo sola, puedes asociarte y puedes buscar apalancarte en productos o servicios que ya existen en el mercado, dándole simplemente tu toque especial.


Otra forma de tener ingresos pasivos es invirtiendo en activos seguros, como sabes al día de hoy esto se puede hacer desde cantidades reducidas en diferentes plataformas de crowdfunding.


En fin, la independencia financiera es posible para todos. De ti depende trazar la estrategia que mejor te convenga para abrirte camino hacia ella. No olvides que mientras más trabaje tu dinero, menos trabajarás tú. ¿Qué esperas para empezar?