• Equipo Equidad Financiera

El dinero sí importa... y mucho

¿Alguna vez has pensado quién serías y a qué te dedicarías si nunca más tuvieras que preocuparte por dinero?


Tal vez, después de darte algunos gustos materiales y asegurar tu supervivencia por lo que resta de tu vida, lo más probable es que te imagines dedicándote a vivir plenamente y siendo tu mejor versión. Posiblemente, te visualices empleando tu tiempo en crear cosas espectaculares como arte, leyendo miles de libros, tomando ese curso de cocina Thai que has querido hacer por años, viajando por el mundo, o simplemente viviendo la vida con calma, disfrutando mucho más del presente y las personas que amas sin preocupación. Adicionalmente, es muy probable que al estar más presente y consciente podría surgir en tu mente la idea de ayudar más a otras personas, ya sea donando tu tiempo a la caridad, enseñando a niños los trucos de vida que ya te sabes para este momento o ¿por qué no? emprendiendo una misión con Green Peace para salvar lo poco del planeta que nos queda hasta este momento.


Como puedes darte cuenta, el no tener que preocuparnos por dinero, nos puede llevar a salirnos de la rueda del hámster y tener una vida mucho más plena. ¿Te imaginas no tener que preocuparte más por el tráfico, el jefe, y estirar el sueldo?


Si bien lo más sencillo sería sacarnos la lotería o heredar de una tía millonaria, lo más probable es que tengamos que enfocar tanto nuestro pensamiento, intenciones y esfuerzo en lograr la independencia financiera lo más pronto posible. Yo entiendo perfectamente que puede resultar muy estresante hablar de dinero, medir nuestros ingresos y gastos, pero la verdad es que no existe otra forma de hacerlo.


Realmente, tener finanzas personales sanas es como una receta de cocina, sólo tienes que seguir unos pasos y repetirlo hasta que consideres que has llegado al punto óptimo de tus finanzas. Lo difícil es la parte personal, la parte de dominar a nuestro ego, de tomar las mejores decisiones para nosotras siempre y sobre todo mantenernos constantes. De lo que me he dado cuenta es que es muy probable que fracasemos en nuestra misión de independencia financiera si no tenemos bien claras nuestras creencias del dinero, nuestros objetivos y los pasos técnicos a seguir para lograrlo.


Recuerda que el dinero por sí mismo, al igual que la mayoría de los conceptos que manejamos en el día a día, tiene una energía neutral, responde al significado que nosotras le demos y es simplemente un medio para materializar la vida que nos merecemos. El dinero sí importa porque nos asegura envejecer con independencia, así como tener acceso a todas las cosas que deseamos tener y hacer en el transcurso de nuestra vida, por lo menos hasta que se invente alguna otra medida de cambio en el mundo.



155 vistas