• Equipo Equidad Financiera

¿Debo dejar de utilizar mis tarjetas de crédito con la nueva regulación del SAT?

El año 2020 trae consigo cambios importantes en materia fiscal. Últimamente ha habido mucha controversia con que, a partir de enero, se va a facturar en automático todos los pagos que realices con tus tarjetas de débito o crédito. 


¿Esto quiere decir que el SAT va a conocer todos mis movimientos? 

Bueno, ya los conocía. Desde hace varios años, el sector Bancario y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público están unidos para “combatir” a los evasores de impuestos, sólo que en 2020 la estrategia para aumentar el cumplimiento de las reglas será un poco más dura.


¿Evasor yo? Suena a un crimen. Y es que, ahora evadir impuestos es defraudar al fisco, y es un delito que puede implicar al menos 3 meses de prisión preventiva. 


Hay  un término fiscal, que es el origen y el trasfondo de todo este asunto, se llama “discrepancia fiscal”.  ¿Qué significa? Es cuando el fisco comprueba que una persona física gasta más de lo que declara al SAT en un año calendario. 


¿Qué toma como “gastos” el SAT? 

Los depósitos en efectivo en cuentas bancarias, los pagos en efectivo a tarjetas de crédito, compras de bienes, así como inversiones financieras (bonos, acciones). 


Por ejemplo, si tú únicamente tienes registrado que trabajas en una empresa y tuviste MXN 120 mil  de ingreso al año, pero resulta que tarjeteaste a diestra y siniestra y los pagos a tu tarjeta de crédito fueron por MXN 160 mil en el mismo año, El SAT dice: “a ver a ver, algo no me está cuadrando aquí ¿de dónde estás sacando el dinero para gastar? ¿acaso estás teniendo ingresos en efectivo que no me estás reportando? ¡entonces me debes un impuesto! 


Probablemente la siguiente situación te resulte muy común: “¡Familia! ¡vamos a organizarle sus 60 años a la tía Laura!” Nos toca de MXN 1,000 por integrante, hagan el depósito a mi cuenta”. Al final del mes todos salieron muy cumplidos y tienes depósitos de más de MXN 30 mil en tu cuenta y el banco, como buen cuatacho del SAT, tiene la obligación de emitir una alerta cuando los depósitos en efectivo en un mes rebasen los MXN 15 mil pesos ¿qué coordinados no? 


O qué tal que tienes un negocio como una estética o un restaurante, en el cual, la gran parte de tus ventas son en efectivo y no las declaras porque no las ingresas a tu cuenta bancaria, pero con ese dinero pagas tus tarjetas de crédito. Misma historia ¿de dónde estás sacando el dinero? Y es que cobrar en efectivo no tiene nada de malo, pero debes declararlo como ingreso. 


¿Qué va pasar si el SAT considera que cometí discrepancia fiscal? 

Te notificará de dónde y cómo obtuvo la información con la que determina el monto de gastos realizados que no cuadran con los ingresos declarados y tendrás 20 días para aclarar la situación; de no poder aclararla, el fisco determinará un impuesto pendiente de pago y la multa correspondiente, que podría ser de un 55% al 75% de la contribución omitida.


¿Y entonces qué hago?

En primera instancia toma en cuenta que claro que puedes seguir utilizando tus tarjetas de crédito, solo que, de una manera más inteligente. Recuerda siempre contar con el soporte necesario para demostrar; un préstamo, herencia, donación de familiar, etc. Para esto puede apoyarte un profesional.


Ten en consideración que a la larga los atajos se pagan caro. Lo mejor es que pongas tu mejor esfuerzo en hacer las cosas correctas. Finalmente el que nada debe nada teme.  Esta regulación podría ser el empujón que necesitabas para poner en orden tus finanzas. Lo más importante es que lleves un buen control de lo que ganas y lo que gastas.  Con la familia y amigos es mejor guiarse bajo el lema “cuentas claras, amistades largas” y evitar el préstamo de tarjetas para uso de ellos.


Si tienes varias tarjetas decídete únicamente por una o a lo mucho dos. Mientras más tarjetas tienes, más pierdes el control. Busca las tarjetas que cobren el menor monto de comisión. No caigas en más de una o dos promociones de meses sin intereses, recuerda que es super fácil perder la noción del monto de deuda acumulado más si sobrepasa los 12 meses sin intereses. Trata de iniciar el año con el menor monto de deuda posible.  Adopta una nueva ideología en lugar de endeudarte para tener algo de inmediato, ahorra, invierte y ve a comprarlo sin tener cargas financieras. 


Paga tus impuestos como un buen ciudadano, pero busca de qué formas la regulación fiscal te beneficia. Por ejemplo, la deducción de intereses de una hipoteca, ahora que las condiciones son propicias para adquirir un crédito hipotecario, o la contratación de un fondo de ahorro para el retiro.


Puede parecer todo un dolor de cabeza, pero contando con la asesoría correcta, no tienes de qué preocuparte. 


Este artículo lo realizamos en conjunto María Isabel Armenta y Marcela Muñoz tratando de brindar la mayor claridad posible sobre un tema tan relevante para las finanzas de todos.


Si tienes alguna pregunta o inquietud, no dudes en contactarnos. En términos de asesoría fiscal puedes enviar un correo a marfiscalcontacto@gmail.com, por Facebook en: Mar Fiscal, enviar un mensaje a través de Instagram: @marfiscal_ o agendar una cita al 33-30-16-3901. En lo que refiere a temas de finanzas puedes mandarnos un correo a marcela@eqfinanciera.com, contactarnos vía Whatsapp al 55-29 20-0790 y por redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram y YouTube en @eqfinanciera. 


2,186 vistas