• Equipo Equidad Financiera

¿Cómo recuperarte de un golpe de la vida?

La vida simplemente sucede. Puedes tener todo previsto o planeado pero parte del encanto de estar vivas tiene que ver con estas situaciones que no tenemos contempladas, que suceden y nos cimbran el piso.


Si bien todas estamos expuestas a pasar por momentos de mucho crecimiento como perder un empleo, un familiar, un amigo, terminar una relación o simplemente pasar por una situación que jamás imaginamos, de nuestra habilidad de recuperación depende que convirtamos un mal momento en una gran lección. Una buena parte de la recuperación se da cuando nos dejamos de ver como víctimas de lo ocurrido y nos vemos como las verdaderas autoras de la situación. Como seres humanos somos capaces de crear nuestra vida en su totalidad, el problema es que muchas veces no nos damos cuenta de que en lugar de crear desde un nivel de plenitud y alegría, estamos generando situaciones basadas en miedo e incertidumbre que al final se tornan dolorosas para nosotras mismas.


Si bien no hay una receta mágica para darle la vuelta a un golpe de la vida, quiero compartirles lo que a mi me funcionó para salir adelante del desastre que dejaron tantos planetas retrógrados este verano.


1) Agradece la situación. Así como lo lees, por más feo y doloso que parezca agradece que te pasan cosas, por que es señal de que estas viva, estás creciendo y estas aprendiendo. A final de cuentas estamos en este lugar para evolucionar y convertirnos en mejores personas. En nuestra condición de humanos es normal que nos sucedan cosas y cometamos errores. Además lo he comprobado una y otra vez, detrás de cada gran lección siempre hay una bendición.


2) Date un tiempo fuera.Necesitas asimilar lo que ocurrió y la única manera de hacerlo es dándote la oportunidad de procesarlo. Es importante que no sobre utilices esta herramienta para clavarte en el mar de la soledad y la tristeza. Un par de días para tí misma son suficientes para que retomes la claridad.


3) Sácalo. Platica lo ocurrido con tu psicólog@, o amigos muy cercanos, conforme vas contando lo ocurrido tienes mayor claridad de la situación. Si de plano no puedes contarlo, escribe todo, desde lo que sientes -aunque no haga sentido-, o hasta la historia narrada mil veces y no te detengas hasta que deje de doler. Si te hace sentir mejor, después puedes quemar las hojas o cuadernos en su caso. Recuerda que las emociones no reconocidas se quedan en nuestra mente y cuerpo y suelen salir de la peor manera y en el momento menos oportuno. Lo mejor es siempre trabajar nuestros sentimientos, reconocerlos y después dejarlos ir.


4) Escribe lo aprendido. Es importante que te tomes el tiempo de ver las cosas que aprendiste de la situación desde amarte más, confiar en tí, cómo manejaste el problema, si ahora eres más empática con las personas que se equivocan ... lo que sea. Te aseguro que hay mucho más aprendizaje del que puedes ver a simple vista.


5) Ten compasión de tí. Reconoce que eres humana y que es normal equivocarse. Trátate con mayor cuidado, asegurándote de crear las mejores condiciones para que en los días siguientes tengas oportunidad de irte sintiendo mejor. Pasa el tiempo con personas que quieras y te hagan sentir bien y date unos gustos de más (sólo por favor evita las compras emocionales por que eso sí que te puede salir caro).


6) Enfócate en lo nuevo. La mejor manera de cambiar algo o sobreponerse a una situación es creando una nueva historia. En vez de utilizar tu energía sintiendo pena y lástima por ti ante lo ocurrido emplea esos recursos en convertirte en quien siempre has querido ser. A final de cuentas el pasado se queda atrás donde no ya no puedes hacer nada, pero hacia adelante siempre te quedan miles de historias que escribir sólo que con más experiencia y sabiduría.


7) Cambia tú energía. Saca cosas viejas, haz una mini remodelación de tu espacio, vete de viaje. Por simple y obvio que parezca cambiar de energía es muy importante en el proceso de recuperación.


8) Ponte retos simples. Una de las formas más fáciles de recuperar tu confianza rápidamente es poniéndote retos fáciles de conseguir e ir subiendo el nivel de dificultad. Cuando te des cuenta estarás haciendo lo impensable.



No importa el tamaño de la lección, la enseñanza en el fondo siempre tiene que ver con que aprendamos a querernos mucho más.







368 vistas