• Equipo Equidad Financiera

¿Cómo organizar tu partida física de este mundo?

Actualizado: ago 27

Todas coincidimos en que la muerte no es un tema agradable para nadie y que esperamos mantenernos en este plano físico tanto como nos sea posible. Sin embargo, la muerte es un acontecimiento natural inherente a la vida, y por eso en temas de finanzas también debemos prevenir, a pesar de que sus posibilidades se vean muy remotas.


Organizar nuestros bienes debidamente además de facilitar la transición de nuestro patrimonio, es también una muestra de amor para nuestros seres queridos. Y es que la razón de que nos esforcemos por mejorar nuestro estado financiero no solo está relacionado a nuestro bienestar propio, sino que también tiene que ver con hacer más llevadera la vida (aun después de nuestra muerte) a quienes dependen de nosotros.


Ordena tus pertenencias ante la remota posibilidad de tu partida


Es crucial que sin importar lo joven y saludable que te sientas, o lo poco o mucho que poseas, organices tus bienes de la mejor manera. Piensa que mientras mejor organices tus propiedades y su información, más simple será el proceso de la herencia para tus beneficiarios y más fácilmente podrán acceder tus herederos a esos seguros que mes con mes te descontaron de tu cuenta de nómina o que acompañaron año tras año el pago de tu hipoteca.


1) Elabora tu testamento


Actualmente en México es posible elaborar el testamento frente a un notario una vez cumplidos los 16 años, así que es importante que establezcas en un documento (bajo la asesoría jurídica), todos los bienes que posees y la forma en que deseas que éstos sean repartidos. Mientras más claro definas lo que quieres que pase con tus bienes después de tu muerte, más simples serán los trámites y tus herederos podrán disponer de éstos de una manera más rápida.


De no hacerlo, la repartición será mucho más lenta. Ten en cuenta que el proceso de conocer por completo la información sobre cuentas bancarias, pólizas de seguro, tarjetas de crédito o propiedades, de una persona fallecida requiere de tiempo. Y es posible que tus herederos no dispongan de otros ingresos para poder mitigar sus necesidades durante ese periodo.


2) Deudas claras


Debes conocer a ciencia cierta qué pasará con tus deudas en caso de tu partida terrenal. Cada deuda tiene sus particularidades, por lo que debes saber sus pormenores y, si es posible, elaborar un plan para solventarlas, para que en caso de un desenlace tus familiares no tengan que asumirlas.


Por otra parte, tus deudas financieras no deben permanecer en secreto. Por tanto, es importante que platiques con tu familia sobre tus compromisos de pago, pues de esa manera sabrán a qué atenerse en caso de que te ocurriese algo. Necesitamos normalizar el hablar de dinero y de la muerte, es la única manera de asegurarnos que los que más amamos estarán bien con nosotros y sin nosotros.


3) Ten al día la información de emprendimientos y negocios


Es importante que guardes en un documento excel o agenda, la información sobre tus emprendimientos personales, negocios u otros compromisos que tengas. Es decir, mantén actualizado todo lo referente a tus cuentas bancarias, acuerdos de negocios con terceros y responsabilidades con tus dependientes económicos que no sean de tu familia directa. De esa manera, aquellos que queden en posesión de tu patrimonio sabrán claramente con qué/quienes deben tratar en tu ausencia y no aparecerá gente de la nada tratando de cobrar cosas que no saben a ciencia cierta si tienen obligación alguna.


4) Organiza tu documentación


Toda la documentación relacionada a tus finanzas y propiedades, deben estar bien organizadas. Esto no sólo es importante en caso de que mueras, sino que también es importante para que puedas disponer de tus documentos de una forma cómoda cada vez que necesites realizar cualquier trámite.

  • Documentos oficiales

Tus documentos oficiales son imprescindibles para realizar cualquier trámite relacionado contigo, y después de tu fallecimiento estos toman una connotación superior. Ya sea para cobrar el seguro de vida o disponer de los ahorros depositados en una cuenta bancaria, se hacen imprescindible los documentos oficiales del fallecido.


En ese sentido es importante tener en orden y bien localizados tu acta de nacimiento, pasaporte o pasaportes, licencia de conducir, testamento, seguros, números y contratos de las tarjetas de crédito, documentos del auto, prediales, comprobantes de pagos de impuestos o cualquier otro documento oficial.

  • Documentos de propiedades

Tus allegados deben conocer en dónde guardas la documentación relacionada con tus propiedades. Por tanto, las escrituras, los contratos de cuentas de ahorro, los títulos de inversiones, las pólizas de seguro y los documentos de tus inversiones, deben permanecer protegidos, pero donde se puedan localizar en caso de ser necesario.

  • ISSSTE, IMSS y AFORE

Si posees alguna pensión entonces también es imprescindible que tengas al día la documentación relacionada (Instituto Mexicano del Seguro Social o Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado), pues sin ésta será imposible que tu cónyuge o hijos puedan acceder a ella.


Para quien se mantiene laborando o pendiente a pensionar por su edad, también es preciso que tenga bien organizados los documentos de afiliación en caso de que la AFORE los solicite. De acuerdo a la Consar, cuando el trabajador que es titular de la cuenta AFORE muere sin disponer de sus ahorros, éstos se heredan a los beneficiarios.


Adicionalmente, sería un gran detalle que tuvieras contratado algún servicio funerario con anticipación.


No cabe duda que pensar en nuestra muerte es doloroso y por ende algo que preferimos evitar, pero más doloroso sería que ocurriera sin que hayamos tomado las debidas precauciones para dejarle a quienes amamos nuestras posesiones. Dejar todo listo antes de nuestra partida también es un acto de amor.


¿Cómo te hace sentir esto?



42 vistas