• Equipo Equidad Financiera

¿Cómo mantener nuestro empleo en épocas de crisis?

Actualizado: ago 27

Las crisis remueven los cimientos de la tranquilidad sobre la que felizmente descansamos. Nos obligan a girar el timón en dirección de nuevas soluciones o nos obligan a readaptarnos mejor a las existentes. Y la verdad es que la mayoría de las personas tememos a los cambios, o por lo menos sabemos que existe mucho trabajo detrás de éstos.


En medio de la “tempestad” debemos mantenernos a flote, y si fuera preciso, hacer malabares para poder preservar nuestra estabilidad económica. La situación por la que estamos pasando tiene exigencias dobles puesto que no sólo debemos cuidar nuestra salud sino también debemos asegurar en la medida de lo posible que mantendremos nuestra fuente de ingresos. Lo cierto es que, si deseas mantener tu trabajo actual o pretendes destacar para alcanzar uno mejor, es importante que conozcas algunos tips que te serán de gran ayuda en una crisis como la actual.

1. Flexibilidad y adaptabilidad


Toda época de crisis viene acompañada de cambios y es imprescindible que aprendas a ser flexible para ajustarte a ellos. Es posible que a tus deberes se sumen nuevas responsabilidades o debas recurrir a nuevas modalidades de trabajo (trabajo a distancia, videoconferencias, nuevos equipos, horarios o formatos completamente diferentes de negocio, etc.).


Trata de fluir y mantener una mentalidad positiva puesto que al final, además de ganar en experiencia, también ganarás la confianza de tus superiores. Es un hecho que las compañías apuestan más por aquellos empleados con mayor capacidad de adaptabilidad. En esta difícil situación, está muy claro que en la medida en la que es una de las habilidades más buscadas por los head hunters en LinkedIn “te adaptas o desapareces”.


2. Cumplir con horarios y tareas


Queda claro que la disciplina laboral sigue siendo un importante aspecto a la hora de preservar nuestro trabajo. Ahora más que nunca debes cumplir con tus compromisos laborales y respetar los horarios establecidos.


Aunque trabajes desde casa debes mostrar tu interés por estar disponible, y lo que es fundamental, cumplir lo mejor posible con todas las tareas que te fueron encomendadas. Trata de poner todo en el calendario, llamadas, video conferencias, y también agenda espacios en el día para consentirte, recargarte y seguir adelante. Siempre mandar un correo o un mensaje a una plataforma de colaboración que aporte valor, será bien recibido y recordará que te mantienes atenta a la jornada laboral.


3. No dejes de superarte


La mejor manera de mantenerte activa en el mercado laboral es formándote y especializándote continuamente. Con ello, además de conseguir mantener tu empleo actual también crearás las bases necesarias para ascender a un mejor puesto o aspirar a nuevas oportunidades laborales.


Si quieres evolucionar dentro de tu mismo centro de trabajo concéntrate en especializarte en aquellas áreas más útiles para la empresa. Ese será un plus a la hora de asegurar tu puesto de trabajo. Te recomiendo que sobre todo desarrolles tus soft skills, así como tus habilidades digitales (e-commerce, programación, almacenamiento de datos en la nube, digitalización de procesos, redes sociales, bases de datos, UX, etc). Por fortuna actualmente existen un sinfín de cursos gratis, y otros que están ofreciendo atractivos descuentos en estos momentos.


4. Actitud proactiva


No será la primera ni última vez que oigas hablar de la importancia de la proactividad en el ámbito laboral. Se trata de anticiparte a las necesidades de la empresa y no quedarte sentada en espera de que te llegue la nueva tarea. Y nota que estamos hablando de la empresa y no de tu jefe por si de pronto no la llevas tan bien con éstos.


La actitud proactiva se encuentra entre los rasgos más valorados por los empleadores a la hora de decidirse por un aspirante y recuerda que las personas que menos te imaginas te están observando. Encarar el trabajo con positivismo e iniciativa, buscando soluciones o tendiendo la mano a algún compañero que lo necesite, puede marcar la diferencia entre mantener tu puesto o perderlo.


5. Aprende a trabajar en equipo


Las decisiones empresariales competen a todas las áreas que integran a la compañía. En ese sentido es preciso aprender a trabajar en equipo y colaborar de verdad. Hoy en día se apuesta más por aquellos empleados que comprende la necesidad de integrarse y saben la importancia de trabajar en equipo, sacando a adelante los proyectos de forma colectiva. Algo muy importante que se toma en cuenta es la facilidad de los empleados para llegar a acuerdos y soluciones que impulsan los resultados del equipo. Las habilidades de liderazgo están mucho más asociadas a cuidar de todos los integrantes del equipo para que desarrollen su mayor potencial, que en el imponer metas y exigencias inalcanzables. En el ámbito empresarial es válido aquello de “la unión hace la fuerza”.


6. Aceptar sacrificios temporales


Cuando se trata de preservar nuestro trabajo en tiempos de crisis no hay otra solución que hacer concesiones. Las crisis cambian el escenario laboral “normal” en el que hasta ese momento nos movíamos, por lo que si queremos preservar nuestro empleo no hay otra solución que renunciar a algunas comodidades. Es posible que ahora tengas que trabajar horas extras, sufras alguna reducción salarial o seas reubicado de forma temporal para desempeñar funciones que no te gustan. Sin embargo, enfrentar todos estos retos con negatividad solo provocará que tu estabilidad en la empresa se tambaleé. Aquí si quiero ser muy clara que si bien a veces hay que hacer sacrificios, tampoco está bien que la situación se vuelva permanente o tu salud, estima e integridad estén en riesgo, eso ningún trabajo lo vale.


7. Fortalecer tus relaciones


Las relaciones sociales constituyen un eslabón fundamental en la esfera laboral. Es imposible que sobresalgas o te vuelvas necesaria, teniendo una pésima actitud con quienes te rodean. Debes esforzarte en conectar y establecer lazos sólidos tanto con los superiores como con el resto de tus colegas. Ser la “nota discordante” podría provocar que se olvidaran de tu gran competencia profesional, que te dejen de buscar para rebotar ideas, o que simplemente te eviten para no tener problemas. Recuerda que un buen clima laboral sigue siendo una demanda en cualquier plano empresarial.


8. Cuida de tu salud y aspecto


Queda claro que tanto tu salud física como tu salud mental son fundamentales en tu desempeño laboral. Por eso debes alejarte del estrés, alimentarte bien, dormir las horas necesarias y cumplir con una rutina de ejercicios físicos saludables. Por otro lado, no descuides tu apariencia personal. Aunque que te suene artificial tu aspecto físico, al ser reflejo de tu salud y amor propio, también constituye un utensilio de trabajo. Y si trabajas de cara al cliente su importancia es superior.


9. Autoestima y confianza en ti misma


En cuestiones laborales no debes dejar tu valía en manos de nadie. La persona que más confianza debe tener en ti eres tú misma, así que no te subestimes a la hora de encarar alguna tarea que pienses veas superior a tu competencia y mejor enfócate en dar lo máximo para sacarla. Los directivos valoran en gran medida la autoconfianza que sus empleados tienen en sus habilidades y destrezas, ya que sería preocupante asignar un proyecto importante a quien desconfíe de sus propias capacidades para sacarlo a adelante.


10.Consolídate en tus funciones y muéstralo al mudo


Actualmente es posible llevar casi cualquier cosa al formato digital. Por lo que si ya conseguiste ganar experiencia en tus funciones es momento de dar un paso más y compartirlo con el mundo. Ya sea a través de un blog, un canal de YouTube o mediante podcasts, puedes demostrar tus conocimientos y ganar reputación en lo que haces. Tus superiores apreciaran tener entre sus empleados a alguien de experiencia demostrable ya que constituye un plus ante los clientes. Por otra parte, también te servirá de currículum a la hora de nuevas aspiraciones laborales.


52 vistas