• Equipo Equidad Financiera

¿Cómo incorporar un nuevo hábito a tu rutina?

Todas tenemos sueños, proyectos o metas que deseamos cumplir. Llegar a materializarlas requiere de esfuerzo y perseverancia, pero también requiere de hábitos. Los hábitos son tareas o conductas que repetimos de forma automática sin que nos implique mucho esfuerzo. Imagina cuánto provecho pudieras sacar de una rutina que te ayude a ahorrar dinero, hacer ejercicios o simplemente estar más saludable. ¡No es imposible!, y una vez la conviertas en un hábito se te hará una tarea tan fácil como lavarte los dientes.


Crear y mantener un hábito es una habilidad que se perfecciona con el tiempo. Algo lógico partiendo de que cada individuo actúa y piensa diferente. Sin olvidar que todos los hábitos tampoco son iguales, por lo que algunos serán mucho más fáciles de incorporar que otros. Lo importante es saber que a través estas rutinas es posible mantenernos enfocadas en nuestros propósitos. Sin embargo, lo difícil realmente es mantenerlas y hacer de ellas una verdadera práctica.


¿Cuánto tiempo toma crear un hábito?


Cada año que pasa nos trazarnos nuevas metas (o incluso las mismas), pero a pesar de ello muchas de nosotras terminamos fallando. ¿A qué se debe eso?

Una de las principales razones de nuestro fracaso es no saber mantener hábitos. Algo diferente ocurriría si lográramos transformar nuestras tareas en costumbres. Al hacerlo sería mucho más sencillo hacer dieta, ahorrar dinero o dejar de fumar.


Según un estudio publicado en el European Journal of Social Psychology, incorporar un hábito demora aproximadamente 66 días. Para este estudio se observó durante 12 semanas el comportamiento de 96 personas que decidieron hacer un cambio en su estilo de vida. Las tareas eran tan sencillas como tomar algunos vasos más de agua al día o hacer ejercicios. A los participantes les tomó entre 18 a 254 días hacer de dichas tareas una rutina automática, resultando así el promedio de los 66 días anteriormente mencionado.


Ten en cuenta que por lo general el 45% de lo que hacemos diario son hábitos. Una cifra que sin dudas refleja cuánto determinan los hábitos en nuestra vida.


¿Has pensado qué necesitas mejorar de tu vida? Entonces es hora de crear una rutina diaria que te permita lograrlo.


Tips para introducir un nuevo hábito


Si intentas introducir un nuevo hábito a tu rutina diaria existen algunos tips que te serán de gran ayuda.


1. Define metas específicas

Es importante que a la hora de trazar tu hábito objetivo lo definas claramente. Funciona mejor que decidas “solo comeré postres los domingos” a que determines “nunca comeré postres”, porque queda claro que lo segundo será más difícil de cumplir.


2. Crea uno o dos hábitos a la vez

Es posible que quieras cambiar y mejorar muchas cosas en tu estilo de vida, pero si intentas hacerlo todo de golpe es posible que termines agobiada y finalmente tires la toalla. Lo ideal es que trates de crear a lo máximo dos hábitos a la vez. Cuando notes que estén debidamente consolidados entonces es hora de pasar a los siguientes.


3. Siempre de menos a más

A la hora de crear un hábito no debes olvidar crearlo progresivamente. Por ejemplo, si quieres hacer ejercicio empieza por 10 minutos, luego 20, y así sucesivamente hasta que consigas lograr tu tiempo objetivo. Algo similar podrías hacer si tu objetivo es ahorrar dinero o levantarte más temprano.


4. Utiliza la tentación a tu favor

Que tengamos la intención de crear un hábito no implica necesariamente que nos guste. Es por eso que una buena idea para animarnos es practicar la tentación. Por ejemplo, si tienes que hacer ejercicios, estaría bien que además aproveches ese tiempo para escuchar tu música favorita o ver en la tv alguna serie mientras haces tu rutina. De esa manera encontrarás un estímulo para no fallar.


5. Mira la parte positiva

Como hay hábitos que requieren de mucho esfuerzo tendemos a visualizarlos como algo malo. Sin embargo, te serviría de mucho centrarte en la parte positiva en lugar de la negativa. ¿Has pensado cómo te verás cuando bajes esos kilos de más? o ¿El beneficio que obtendrás cuando inviertas el dinero ahorrado?


6. Utiliza recordatorios y avisos

No sirve de nada definir una rutina si después no eres consistente. Para evitar el “se me olvidó” auxíliate de los recordatorios o avisos. Ponte en función de tus tareas estableciendo alarmas en tu celular o pegando pequeñas notas en el espejo. Así no tendrás justificación para fallar.


7. Analiza y controla

Es imprescindible que a la hora de darle seguimiento a tus rutinas lleves un control. Anota tus logros y también tus fracasos. Registra los motivos por los que has fallado, para de esa manera evitar que se repitan. De forma semanal o mensual revisa cuántas veces has cumplido con el nuevo hábito. ¿Ya te resulta

fácil o todavía te cuesta trabajo?


Si ya sientes que haces la rutina con menos esfuerzo es hora de proponerte nuevos retos y pasar al siguiente nivel. No olvides implementar los tips en cada uno y verás cómo cambiarás tu vida fácilmente. ¿Recuerdas cuál fue el último hábito que incorporaste a tu rutina?




57 vistas